Conociendo a Nieves Anula, exjugadora de baloncesto

Nieves Anula Alameda es una tinerfeña conocida en su tierra por ser jugadora profesional de baloncesto y por sus numerosas participaciones en la Selección Española Senior.

0

De Alejandra Anula Betancort y Cira Cabezas de Herrera Morales

¿Por qué decidiste jugar al baloncesto?

  • En realidad no fue una decisión, sino que en el colegio, el Luther King, había muchas canchas para jugar al baloncesto y también entrenaba un equipo de serie A masculina. Cuando tuve mi primera clase de Educación Física me gustó y empecé a jugar en los recreos. Ese fue el inicio, y luego hacía muchos otros deportes: en los primeros años de primaria hacía natación, judo, rugby, gimnasia rítmica, atletismo… Pero de todos el baloncesto era el que más me gustaba, para mí era el más completo, me hacía pensar, correr, hacer actividad física, lo tenía todo prácticamente. Luego fue yendo a más. Es algo que te va gustando, vas mejorando, subes de nivel,  hasta que te haces profesional.

¿Por qué lo dejaste?

  • Lo dejé porque yo empecé a jugar muy en serio en división de honor desde que tenía 15 años, y ya a los 30 había tenido grandes satisfacciones y me había gustado muchísimo, había vivido experiencias estupendas, muy duras también que me dieron mucho, pero ya cuando tenía 29-30 años pensaba que había parte de mi vida que no podía disfrutar porque cuando te dedicas profesionalmente al baloncesto tienes que dedicarle todo tu tiempo. Por ejemplo, los fines de semana no podía salir con mis amigos, no podía irme de viaje cuando quería porque tenía que jugar, no podía salir porque tenía que cuidarme; había muchos “no puedes”, demasiadas cosas que no podía hacer, y yo quería vivir mi vida y por eso lo dejé.

¿Cómo te sentiste? 

  • Había cositas que a veces en algunos momentos echaba de menos como la sensación de estar tan en forma físicamente, la de correr tanto, competir y sentir la intensidad y la emoción del partido. Pero de resto me sentí genial porque empecé a vivir otra parte de mi vida que me gustó tanto o más como la que ya había vivido.

 ¿Quién o qué te inspiró a jugar?

 

  • Quien realmente me inspiró a jugar fue el propio deporte. Inspirarte significa que te lleva a continuar, a estar cada día y a superarte, a ver algo que te ha abierto los ojos, y a mí esa sensación de inspiración me la ha dado el  sentimiento de estar jugando al baloncesto que para mí es un deporte que me daba mucha satisfacción. Si te refieres a quien me ha enseñado cosas que me han permitido conocer algo, hay muchas personas, sobretodo jugadoras, compañeras y algún entrenador; pero si tuviera que destacar a alguien, sería a un entrenador que se llamaba Mariano Parra. Murió en un accidente de tráfico muy joven, me entrenó entre los 19 y 23 años más o menos y con él fui por primera vez a la selección española senior. Fue ahí cuando comprendí el deporte más allá del juego. Es algo que no se puede explicar con palabras pero una vez que alguien te abre los ojos de esta manera el cambio de mi nivel de juego fue tan bueno que llegué a jugar en muchas categorías. Para mí fue determinante para poder jugar en todos los niveles a los que jugué, que quitando unos juegos olímpicos, he jugado en todos los diferentes campeonato.

¿ A qué te dedicas ahora?

  • Primero estudié Educación Física y me doctoré, estudié un par de masters que me interesaban de Psicología del Deporte y en Alto Rendimiento Deportivo. Me especialicé en algunas pequeñas cosas como el tratamiento de niños con problemas neurológicos, psicomotores y luego, cuando fui a Italia a jugar, me quedé allí y estudié Osteopatía. Ahora solo me dedico a ser osteópata y también un poco psicomotricista de niños. 

¿Jugaste contra chicos?

  • Jugué contra chicos en el colegio cuando era pequeña, siempre jugaba contra ellos, pero cuando llegué a un alto nivel solo jugué contra chicas. Hubo una ocasión durante mi carrera deportiva en la que me llamaron a participar en un concurso «All Star» de la ACB masculina porque se me daba bien tirar de triple.Yo fui la primera mujer en participar y ahora existe la tradición de que en cada torneo se invite a una mujer a participar.

¿Te apoyó tu familia?

  • Mi familia siempre me apoyó no solo en el baloncesto, sino también en otras cosas que yo he querido hacer. Sobretodo me permitieron una cosa que yo creo que es muy difícil para unos padres, que es dejar que su hija se vaya de casa. En mi caso fue a los 17 años cuando tuve que ir a la Península a continuar con mi camino. Confiaron en mí y en mis habilidades como deportista. Siempre me ayudaban a decidir qué decisión tomar y para mí era un alivio saber que si me pasaba algo siempre podría volver a casa.

¿Ser mujer fue un obstáculo para lograr tus objetivos?

  • Ser mujer nunca fue un obstáculo, pues yo jugué en una liga femenina. El  único problema es que necesitas hacer algo más, tener otro trabajo porque económicamente, al menos en mi época, era prácticamente imposible vivir el resto de tu vida de lo que se gana en el baloncesto. A lo mejor en otras circunstancias económicas yo hubiera jugado más, me hubiera quedado más tiempo en Estados Unidos, o hubiera hecho otras elecciones, pero personalmente creo que en mi carrera deportiva no me ha obstaculizado el hecho de ser mujer. Aunque si me comparo con un chico de mi mismo nivel, sí, porque ellos tienen un dinero que yo no.              

¿Alguien de tu familia ha tenido el mismo éxito que tú?

  • Nadie de mi familia ha llegado a un éxito tan grande como el mío, pero quién sabe, quizá alguno de los jóvenes de mi familia lo consiga.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.